Libros de meditación y mindfulness

¿Alguna vez has probado la práctica de la meditación? Tanto el mindfulness como la meditación tienen numerosos beneficios, mejoran nuestra calidad de vida, y tienen el poder de cambiar nuestra mente.

Beneficios de meditar

Como indicó el Dalai Lama, “Una vez que se disfruta, ya no se puede abandonar, y los beneficios son inmediatos.”

  • Relaja la mente y reduce el estrés
  • Ayuda a descansar
  • Nos hace pensar de manera libre y consciente
  • Desbloquea nuestros miedos e inseguridades
  • Mejora nuestro estado de ánimo y combate la depresión
  • Relaja la tensión corporal

Un primer paso, puede ser adquirir un buen libro de meditación para principiantes, que nos guíe en nuestros inicios, y con el que podamos aprender los principios básicos para que lo podamos poner en práctica. Aquí te dejamos con una selección de nuestros libros de meditación y mindfulness recomendados.

Aprender a relajarse en casa

La meditación es una práctica que no siempre puede resultar fácil, sobre todo en nuestros comienzos, ya que requiere técnica y esfuerzo. Los libros para principiantes, son una buena forma de adentrarnos en la meditación y entenderla. Poco a poco, conforme vayas practicando, notarás los beneficios de meditar y te será más sencillo, incluyo adoptarás la técnica que mejor se adapte a ti.

Ponte ropa cómoda, y elige un lugar que te inspire tranquilidad y en el que tengas pocas distracciones. Intenta meditar en el mismo lugar y a la misma hora. Se recomienda hacerlo al levantarnos en el inicio del día, o antes de acostarnos.

Adopta la postura que te resulte más cómoda, no tiene porque ser la clásica postura de meditación. Solo tendrás que tener en cuenta que la espalda tiene que estar recta y el cuerpo relajado. Puedes sentarte en el suelo, en una silla, tumbarte…

Ahora que estás cómodo, cierra los ojos y chequea cada parte de tu cuerpo empezando por tu cabeza: siente el cuero cabelludo, la frente, los ojos, tu nariz, tu boca, tu cuello… y ves bajando. Sé consciente si los músculos de la parte que tu mente está chequeando están relajados, si no lo están relájalos.

Cuando llegues al dedo gordo de tus pies, estarás en estado de relajación, si no lo has conseguido, prueba con ejercicios de respiración. También existen audios de meditación guiada que pueden resultar útiles al principio.

El siguiente paso es dejar fluir los pensamientos. Nuestro cerebro no para de pensar y pensar nunca, por lo que deja que vengan a tu mente y analízalos. Si viene un pensamiento negativo o que nos preocupa (por ejemplo ese problema laboral que se me está atragantando y no sé cómo resolver) nuestro trabajo será aceptarlo y focalizarnos en visualizar la situación resuelta.

Es un tema que requiere un post entero, así que entraré en más detalle en una entrada del blog que escribiré proximamente.