Libros para colorear mandalas

Tanto si te gustan los mandalas de animales, o mandalas con frases, o mandalas fáciles o mandalas difíciles. Sean como sean, seguro aquí encuentras lo que buscas.

Pintar mandalas está de moda, pero no te equivoques, porque tiene numerosos beneficios y te ayuda a desarrollar tus capacidades mentales.

Puedes pasarte por la primera entrada de nuestro blog, donde tienes un detalle de sus virtudes, y es por ello que se utiliza en diversas terapias.

Colorea mandalas en una sola sesión

Ante todo hay que tener en cuenta, que cada teoría debe ser adaptada a la forma que más nos aporte.

Se considera bueno, empezar y terminar nuestro mandala en una sola sesión. ¿Por qué? El motivo es que al pintar el mandala estamos en un estado concentración, haciendo fluir nuestros pensamientos y nuestra energía a través de los colores y los trazos. Si cortamos este estado, para proseguirlo en otro momento, tus sentimientos serán diferentes, por lo que el mandala no seguirá la misma línea inicial.

También es cierto, que en ocasiones, cuando los mandalas son complejos, es muy difícil completarlo en una sola vez. Por lo que mi consejo es que disfrutes del “aquí y ahora”, aprovecha al máximo la concentración el tiempo que te apetezca dedicarle. Es una actividad que te tiene que apetecer, y te aseguro, que cuando empieces, te apetecerá sacar tus rotuladores y pintar sin más, inmerso en tus pensamientos.

Pasos para colorear mandalas

  1. Elige el lugar en el que quieres pintar tu mandala: Elige un lugar en el que te sientas a gusto y sea tranquilo. Es recomendable realizar la actividad siempre en el mismo lugar.
  2. Elige el mandala que quieras pintar: El que más te guste y más te inspire en ese momento. Si nunca lo has hecho, comienza con mandalas que tengan menos detalle.
  3. Elige el método de pintura: Lápices, rotuladores, acuarela.
  4. ¡Por fín! ¡Pinta tu mandala!: No te preocupes de la estética, deja que los colores fluyan sin prestar atención a esto. Así, al terminar podremos evaluar nuestro estado de ánimo.
  5. Observa tu mandala terminado: Disfruta de su forma, de su color. Medita unos instantes sobre el sentimiento que te transmite.

Deseamos que disfrutes de la calma y satisfacción de pintarlos.