Pintar mandalas en piedras: puntillismo

El puntillismo es una técnica artística que consiste en realizar una obra pictórica con diminutos puntos. Elspeth McLean es una artista australiana que pinta hermosos mandalas en piedras del océano. Su obra es espectacular, y te invito a que visites su web porque te vas a quedar con la boca abierta. Su sentido del color y la simetría es hipnotizante.

Piedras pintadas por Elspeth McLean

Material para pintar piedras con mandalas

  • Piedras: Con cantos redondos, a tamaño y forma a gusto del artista. Puedes jugar con sus volúmenes, aunque lo más sencillo es utilizar piedras con superficie plana para que nos resulte más fácil crear el mandala.
  • Pintura acrílica: Especial para superficies porosas. Nos pueden servir las témperas de toda la vida.
  • Set de punzones para manicura: Sí, lo habéis leído bien, esos punzones que utilizan los profesionales para hacernos dibujitos en las uñas.
  • Barniz vitrificador: Puede ser brillante o mate dependiendo del acabado que queramos conseguir.
  • Rotuladores acrílicos: Podemos sustituir los punzones y la pintura por rotuladores. El resultado y el efecto no va a ser el mismo, pero puede resultar más sencillo.

Hemos seleccionado unos artículos que consideramos de calidad para que tengas todo lo necesario para realizar esta actividad de piedras pintadas. Incluso si no vives en un lugar dónde sea fácil conseguir este tipo de piedras, las puedes comprar.

Cómo pintar mandalas en piedras

Realizado por canal Youtube “coloreando.ando.yo”
  1. Lavaremos las piedras para que no tengan ningún residuo de tierra ni polvo y las dejaremos secar muy bien, si es al sol, mejor.
  2. Daremos una primera capa de color en toda la piedra que nos servirá de base para empezar a pintar, y hacer que los colores que pongamos encima resalten. Podemos elegir el color base que más nos guste.
  3. Marcaremos nuestro centro. Los mandalas son dibujos circulares con simetría, por lo que la determinación del centro es importante para que podamos trabajar posteriormente. Cogemos un punzón (yo recomiendo el más grueso) y marcamos este punto guía.
  4. Empezaremos a pintar al rededor de este circulo principal pequeños círculos. Ya podemos empezar a jugar con los colores.
  5. Jugamos también con el tamaño de los puntos, combinando grandes con pequeños, teniendo en cuenta siempre la simetría.
  6. Cuando tengamos el los puntos base, empezamos a rellenar con pequeños puntos los huecos de color base para darle mayor complejidad.
  7. Sobre los puntos más gruesos, vamos a realizar puntos más pequeños con otro color. Puede ser un color de la misma gama. Por ejemplo, si hemos usado un azul oscuro, podemos pintar encima un punto más pequeño de un azul claro.
  8. Cuando esté finalizado, podemos dar una capa de barniz vitrificador para proteger los colores y que se mantenga intacto. Recordar que depende del tipo de barniz utilizado, el tiempo de secado puede variar.

Os dejo con un vídeo explicativo de un canal que he descubierto y me ha encantado. No tiene audio, pero no es necesario porque la chica lo realiza de forma muy metódica y le queda genial.